Si visitas Roma, no te olvides de las catacumbas

Hace 8 años, por estas fechas, estuve visitando Roma. Fui con mi familia, y por aquellos tiempos buscar un hotel en Roma no era tan fácil como hoy, así que terminamos por quedarnos en una casa de una señora tipo Bed and Breakfast. La localización era perfecta, a pocos pasos del Coliseo, y se podía ir andando a cualquier lugar.

No soy ningún especialista de Roma, pero una de las cosas de las que se habla bien poco y la gente no suele visitar son las catacumbas, cuya historia os cuento a continuación:

A partir del segundo siglo, los cristianos empezaron a enterrar a sus muertos bajo tierra, en lugares diferentes a los que los paganos enterraban a los suyos. Así nacieron las catacumbas, que poco a poco se fueron ampliando a partir de sepulcros familiares hasta convertirse en lugares enormes, en ocasiones administradas directamente por las iglesias y en los que además de enterrar a los muertos también era lugar de reunión y rezo. Hasta tal punto que en su interior se encuentran verdaderas iglesias escavadas en la tierra.

A partir del 313, con el edicto de Milán, los cristianos dejaron de ser perseguidos, y se les permitió construir sus iglesias y lugares de culto sin peligro de que se lo confiscasen. Aún así las catacumbas siguieron usando su función de cementerio hasta el siglo V, cuando los cuerpos se volvieron a enterrar en superficie.

catacumbas romanas

Cuando los pueblos bárbaros invadieron Italia, las catacumbas fueron abandonadas ya que dejaron de ser un lugar seguro para guardar las reliquias, y poco a poco la vegetación y los derrumbamientos cerraron las entradas, perdiéndose su rastro durante la Edad Media.

Siglos más tarde comenzó la llamada Arqueología Cristiana, cuando por fin se descubrieron y exploraron las catacumbas.

Al final es como la visita al fuerte de Hackenberg, entras bajo tierra y tienes cientos de metros de galerías escavadas, que de una forma o de otra sirvieron para enterrar a la gente…

Historia vía catacombe.roma.it

Share

Leave a Comment.